Soy Natalia de Blas, madrileña de nacimiento, aunque oriunda de Mangirón. Un pueblito de la sierra de Madrid en el que he pasado media vida, y atesoro recuerdos de infancia imborrables.  Allí jugaba horas y horas a montar tiendas, me apasionaba el comercio, el hecho de atender a la gente y satisfacer sus necesidades. Tras mis estudios de comercio y marketing en la capital, comencé a trabajar en el mundo del automóvil, al que debo gran parte de lo que sé. Una enriquecedora experiencia que me abrió las puertas del mundo informático, me fui a una multinacional de captura de datos. Pero como toda bonita historia, por amor dejé el trabajo, mi vida y mi gente de Madrid, para aterrizar en Mallorca y formar una familia. Tengo la suerte de ser madre de dos maravillosas niñas. 

Ya en la isla, retomé mi pasión de infancia por el comercio, unido a mi lógico interés por la moda, y abrí mi primera tienda en 2011, en el Puerto de Andratx. Lugar mágico donde los haya, que me robó el corazón hasta el punto de sentirlo como mío. Y pasito a pasito he ido creciendo gracias a la confianza de mis clientes, a la calidad de mis productos y a la variedad y originalidad de lo que ofrezco.

En búsqueda constante de nuevas firmas, productos, y fábricas en las que confiar mi propia marca, viajo a menudo para encontrar productos con alma, en un mundo tan globalizado que complica la tarea. 

Además de a mi esfuerzo, este crecimiento se lo debo al infinito apoyo de mi familia y como no, a la profesionalidad de mi equipo. Con el que cada día, codo con codo, buscamos lo mejor para satisfacer a nuestros clientes dibujando sonrisas en cada outfit.

Mi ‘mantra’ es: “desea lo que quieres con tanta fuerza, que no le queden dudas al universo.” Y aquí me tenéis, cumpliendo un nuevo sueño, crear mi propia tienda online. 

Gracias de corazón por estar a mi lado, y por vuestra confianza.